Londres en 3 días

Aunque Londres es una ciudad grandiosa la cual se puede estar semanas recorriéndola, conseguir ver los puntos más importantes en solo 3 días es posible. A continuación he elaborado un itinerario de 72 horas (y un poco más) para poder exprimir al máximo esta maravillosa ciudad.

Nosotros llegamos un miércoles a las 15:30h en London Stansted y cogimos el tren Stansted Express que nos deja en Liverpool Street. Una vez allí, fuimos en metro hasta Paddington, donde teníamos nuestro hotel. La línea de metro es la amarilla “Circle line” o la rosa “Hammersmith & the City”. Entre que dejamos el equipaje y nos acomodamos ya se hizo un poco tarde, así que fuimos a una vuelta por la zona de Paddington, llegamos hasta el Hyde Park y aprovechamos para comprar reservas en el supermercado. Fuimos a cenar a un restaurante de la zona, llamado “Ask Italian”, y la verdad es que nos sorprendió gratamente. Con solo entrar quedas fascinado/a con su decoración, y lo grande que es la sala (se puede ir sin reserva tranquilamente). Hay todo tipo de comida, pero tal y como dice su nombre, la pasta y la pizza son su especialidad, y además buenos vinos. En calidad relación/precio es perfecto, seguro que repetiremos si nos volvemos a hospedar en esa zona.

DÍA 1. Tower Hill, Tower Bridge, St Pauls Cathedral, Chinatown, Oxford Street & Regent Street, Piccadilly Circus y Emirates Stadium

Empezamos el día con la primera parada en la Torre de Londres. Para ir desde Paddington hay que coger la “circle line” (amarilla) hacia la parada “Tower Hill”, el trayecto dura unos 30 minutos. Una vez allí, paseamos por el entorno de la torre. Hay la opción de hacer la visita guiada dentro, nosotros no la hicimos porque, aparte de que es caro, teníamos otras prioridades que visitar. Además, si no tenéis mucho tiempo es mejor que visitéis otros lugares, ya que esta excursión lleva bastante tiempo. Caminando por la zona llegaremos al Tower Bridge, el espectacular puente que cruza el río Támesis.

Tower Bridge

Después cogimos un bus hasta St Paul’s Cathedral. Es la línea 15 (Blackwall, son 4 paradas). Este bello edificio destaca por su arquitectura. Aunque nosotros no lo hicimos, puedes subir a la cúpula para ver Londres desde arriba.

Para comer optamos en visitar el distrito de Soho y Chinatown (es la parada de metro Picadilly Circus). La zona está llena de ofertas alimentarias. Curioseamos sus tiendas y calles y nos fuimos a comer. No nos convenció ningún restaurante chino, así que optamos por una hamburguesería bastante conocida llamada “Bryon Covent Garden”. Las hamburguesas estaban buenísimas y el precio bastante asequible. Una vez que ya habíamos recargar fuerzas, a unos 15 minutos andando llegamos a la famosa calle Carnaby Street, conocida por su gran vínculo con la música británica y sus calles adornadas con colores llamativos. Al ser época navideña, estaba ambientada en “Christmas carnaval”. Os recomiendo perderse un poco por la zona.

Carnaby Street

Carnaby Street se encuentra muy cerca de las dos famosísimas calles Oxford Street y Regent Street, conocidas por ser las más comerciales de la ciudad. Estas dos calles del centro de Londres reúnen más de 200 tiendas, entre las que encontramos tiendas de marcas internacionales, boutiques de diseñador y las alternativas más económicas. Destacar que en Regent Street hay la famosa tienda Hamleys, una mega juguetería de 7 plantas donde es muy fácil perderse por diversión. ¡Hasta los trabajadores juegan con los niños!

Una de las mejores épocas para pasear por esta zona de Londres es en Navidad. Nosotros fuimos en diciembre y las calles estaban repletas de adornos navideños. Teniendo en cuenta que las luces navideñas de Londres son famosas a nivel mundial, Oxford Street i Regent Street son el lugar en el que muestran su mejor versión.

Paseando por Oxford Street y Regent Street

Siguiendo las calles en ese orden llegamos a Piccadilly Circus, una de las imágenes más conocidas de Londres y uno de los puntos de encuentro más concurridos.  Repleta de gente a todas horas, la calle destaca por sus luces y pantallas de neón que brillan toda la zona durante la noche. Allí encontrarás todo tipo de establecimientos como restaurantes, tiendas y teatros.

Piccadilly Circus

En Piccadilly Circus cogimos el metro dirección al campo de fútbol del Arsenal, Emirates Stadium, para ver un partido. Para llegar hasta allí hay que coger la “Piccadilly line” (azul) y la parada se llama “Arsenal”. Si no vas a ir a un partido muy importante, puedes comprar la entrada el mismo día, que es lo que hicimos nosotros. Era un partido de la Europa League, Arsenal vs FC Bate Borisoc. No era un contrincante muy conocido, pero sí que pudimos ver uno de los equipos de referencia de la ciudad. Gozamos de una goleada de 6 a 0 a favor de los locales por 15 libras. Por un económico precio pudimos disfrutar de un partido inglés en su esencia, otra de las atracciones turísticas para los amantes del fútbol. El partido era a las 20:00h así que aprovechamos para cenar en el mismo campo. Normalmente cuando acaba un partido hay mucho follón para coger el metro, ya que la estación es tan pequeña en comparación con la multitud de gente que hay en el campo. Los controles de seguridad montan restricciones para la gente que quiere coger esa parada, y se forma muchísima cola. Hay también la opción que hace mucha gente (sobre todo los locales que ya lo conocen) que es ir andando hasta la próxima parada de metro y cogerlo allí. En un principio nosotros queríamos hacer la segunda opción (al ver la inmensa cola que se monta), pero encontramos otra pequeña entrada que no había casi nadie y nos colamos. Cogimos la línea “Piccadilly” (azul) e hicimos transbordo en King’s Cross para coger la “Circle line” (amarilla) o “Hammesmith & City” (rosa) dirección Paddington, en total fue media hora.

Emirates Stadium

DÍA 2. Buckingham Palace, St James’s Park, Westminster Abbey, Big Ben, London Eye, Trafalgar Square y King Cross

La ruta empieza en el Palacio de Buckingham, para ver el cambio de guardia (antes de asistir comprueba los días en los que se celebra, ya que no es cada día). El evento tiene encuentro en el palacio sobre las 11h, por lo que recomiendo ir con tiempo ya que se llena mucho de gente. Para llegar hasta allí hay que coger la “Circle line” hasta St. James’s Park Station, a 500 metros te encuentras el significativo palacio donde residen los monarcas británicos.

Palacio de Buckingham

Desde el Palacio de Buckingham hasta la Abadía de Westminster hay que cruzar el famoso St. James’s Park. Es el parque más antiguo de Londres y es conocido por su ambiente natural y animales, especialmente ardillas y patos. Recomiendo perderse por la zona y disfrutar de esos grandes jardines verdes. La verdad es que nosotros estuvimos un buen rato jugando con las ardillas.

Ardillas en St. James’s Park
St. James’s Park

Justo saliendo del parque te encuentras con The Horse Guards Parade, una plaza para desfiles ceremoniales de caballos y donde también se puede ver el cambio de guardia. El edificio es también la entrada formal a los Palacios de St. James y Buckingham, así como la sede de la Caballería Household Calvary Mounted Regiment.

The Horse Guards Parade

La próxima parada es la famosa Abadía de Westminster, un lugar donde se celebran bodas y otras ceremonias reales. Nosotros no lo hicimos, pero puedes visitarla por dentro. Dejo un link con los horarios de apertura. Cerca de la Abadía de Westminster topas con el gigante Big Ben y el Palacio de Westminster, dos de los principales símbolos de la ciudad. Tuvimos la mala suerte que había obras en el Big Ben, así que no pudimos disfrutar de la gran torre del reloj. Cruzando el puente de Westminster se puede ver perfectamente la gran noria London Eye, desde donde se obtienen las mejores vistas de Londres. Nosotros no tuvimos tiempo de hacerlo, pero para subir hay que reservar e ir con antelación.

London Eye desde el puente de Westminster

Comimos por la zona de Westminster y seguimos hasta Trafalgar Square, la plaza más grande de Londres, donde se celebran muchos eventos culturales. En el centro de la plaza, se encuentra la famosa columna de Nelson, uno de los héroes británicos por derrotar a Napoleón en la Batalla de Trafalgar de 1805. En la misma plaza hay la Galería Nacional, una de las más visitadas del mundo. Es realmente enorme y gratis, por lo que si eres un apasionado/a del arte es una visita que no te puedes perder.

Trafalgar Square

Antes de irnos para el hotel hicimos una parada en la estación de tren King Cross, conocida por tener la famosísima plataforma 9 ¾ de Harry Potter, el andén secreto que llevaba a Hogwarts. Solo paramos para hacernos la típica foto saltando, bueno solo me la hice yo que era la que me hacía especial ilusión. En la zona de King Cross hay pubs, restaurantes y bares muy variados, pero nosotros nos volvimos para nuestra zona, Paddington.

Haciendo el friki en la plataforma 9 ¾ de Harry Potter en King Cross

Delante de nuestro hotel hay un bar-restaurante llamado The Sawyers Arm Restaurant. Es el típico bar inglés donde la gente queda para ver el fútbol y tomar cervezas. Allí podrás disfrutar de muy buena música y ambiente, acompañados de la característica decoración londinense. Cenamos allí mientras nos tomábamos unas cervezas típicas de la ciudad (en el bar hay muchas para escoger). La comida también está muy buena y a un precio asequible, las cervezas son más caras, pero es normal en Londres.

Cervezas londinenses en The Sawyers Arm Restaurant

DÍA 3. Notting Hill y Camden Town

Aprovechando que era sábado, dedicamos el día en visitar los dos mercados más famosos de la ciudad: Notting Hill y Camden Town. La ruta empieza por Notting Hill, ya que es el que queda más cerca de Paddington (donde se encontraba nuestro hotel). Para llegar en metro se coge la “circle line” o “district”, y son solo 2 paradas (unos 3 minutos). Una vez en el barrio hay que andar un poco hasta llegar a la calle principal. Literalmente, es un barrio de película en Londres, y uno de los más bonitos de la ciudad. La película protagonizada por Julia Roberts y Hugh Grant, la cual alberga su nombre, nos acercó a uno de los lugares donde mejor se vive el espíritu londinense. Con sus casas de colores y su famoso mercadillo, Notting Hill se ha convertido en uno de los centros turísticos de la ciudad.

Notting Hill

El famoso mercadillo del barrio es Portobello Road, abierto de lunes a sábado, aunque es el sábado el día principal y cuando los puestecitos salen a la calle. Se caracteriza por los pintorescos puestos de antigüedades y ropa de segunda mano. También se pueden encontrar productos de cocina, fotografía, fruta y verdura. Además, ofrece una gran variedad de bares y restaurantes cerca. Desayunamos en uno de sus puestecitos.

Portobello Road

Como ya he comentado, las casas de colores es el otro punto esencial del barrio, ya que le da un toque elegante y pintoresco. Perderse en sus calles y hacer fotos con el contraste de los colores y sus rincones es algo necesario que hacer en Notting Hill.

Rincones de Notting Hill

Pasamos del elegante Notting Hill al alternativo y peculiar mercado de Camden Town. Desde Notting Hill fuimos en bus, es la línea 27 y fueron unos 40 minutos. La parada de inicio es Chepstow Crescent (Stop PU), y la parada de destino es Camden Town Station (Stop X). También se puede ir en metro haciendo transbordo, así que optamos por la opción más cómoda y aprovechamos para subir en los típicos buses londinenses rojos y de dos pisos. Camden Town es conocido por su aire alternativo y su popular mercado callejero. Es un lugar que no hay que perderse si visitas Londres, aunque sean pocos días. Encontrarás calles con numerosas tiendas de estilos muy diferentes, desde góticas, pasando por hippies y punk, hasta vintage. Lo que nos llamó mucho la atención son sus curiosas y llamativas fachadas de las tiendas que se encuentran en la calle cerca del metro. Una vez allí, comimos en uno de la multitud de puestecitos típicos del mercado, los precios suelen ser bastante asequibles.

Camden Town

Camden Town alberga nada más y nada menos que seis mercadillos donde puedes encontrar prácticamente de todo. Camden Lock (el más conocido), Stables Market, Camden Canal Market, Buck Street Market, Electric Ballroom e Iverness Street. El mercado está abierto todos los días de la semana de 10h hasta las 18h (excepto el 25 de diciembre). Recomiendo ir sobre la hora de comer, para hacerlo allí y pasar la tarde. Camden Town se encuentra en la zona 2 de Londres, cosa que hay que tener en cuenta a la hora de utilizar la oyster card (más adelante os cuento más).

Camden Town

Cuando anocheció nos fuimos para nuestra zona, Paddington, y fuimos a cenar en el bar inglés de delante el hotel, el cual os he hablado anteriormente, The Sawyers Arm Restaurant. Al ser sábado había partido, lo que suponía mucha gente local, pero el bullicio le daba un toque característico al ambiente británico. Cenamos y probamos diferentes cervezas de las del día anterior, para concluir nuestro tercer y último día, en Londres, ya que el siguiente día era el de vuelta a casa.

DÍA 4. De vuelta a casa

El último día nos levantamos prontísimo para coger el avión a las 9:45h en Gatwick. Para ir desde Paddington, puedes ir en metro hasta Victoria para coger el Gatwick Express hasta el aeropuerto. En nuestro caso, era tan pronto que no estaba abierto el metro, así que tuvimos que coger taxi hasta Victoria, justo delante de donde salen los trenes hasta el aeropuerto. El trayecto desde Victoria hasta el aeropuerto dura unos 40 minutos y los trenes salen cada 12 minutos, el precio ronda los 15€.

Alojamiento

Nos alojamos en el Norfolk Plaza Hotel, justo en el corazón del barrio de Paddington. Está a dos cuadras de la conocida estación de tren de Paddington y el metro, con varias líneas que te llevan fácilmente a cualquier punto de la ciudad. Dichas líneas son: Circle line, Hammersmith & City, Bakerloo y District. Además, si tu aeropuerto es Heathrow, en menos de 20 minutos estás a Paddington con el tren Heathrow Express de solo una parada.

El hotel se ve algo viejo y que necesita alguna reforma, pero la cama era cómoda, el baño correcto y tenía tele. Por un económico precio, es perfecto para todos aquellos turistas que solo van a dormir y no necesitan lujos. El hotel también dispone de un bar para tomar algo y ver la tele.

Reservamos el alojamiento a través de Booking. Os dejo un código de descuento de 15€ en vuestra próxima reserva en este link.

A nosotros nos encantó su ubicación, ya que es un barrio tranquilo lleno de esencia londinense. En el puedes encontrar todo tipo de restaurantes, bares, pubs, cafeterías pequeños mercados y tiendas. Además es famoso por tener el hospital St. Mary, conocido por haber descubierto la penicilina gracias a Alexander Fleming. Recomiendo totalmente esta ubicación ya que no estarás en pleno centro, pero cerca de todos los sitios de interés turístico.

Transporte

El transporte público de Londres no destaca precisamente por su precio, ya que es bastante elevado, pero sí por su excelente sistema de red pública, donde se puede elegir viajar en tren, metro y autobús (y bicicleta para los más deportistas).

La red del metro de Londres cuenta con 11 líneas. La ciudad está dividida en 9 zonas, aunque la mayoría de las atracciones turísticas se encuentran en las zonas 1 y 2. Eso sí, es facilísimo llegar a cualquier sitio en transporte público, ya que en cualquier zona donde estéis habrá una parada de metro cerca, así que no te dejes el sueldo en taxis. A la hora de comprar un billete de metro es necesario saber en qué zona se encuentra la parada de origen y la de destino. Como hemos comentado, desde el punto de vista turístico, excepto que estéis alojados lejos del centro, el billete habitual suele ser el de las zonas 1-2. Para hacerse una idea de las líneas, os dejo un link con el plano.

La red de autobuses de Londres está compuesta por casi 400 líneas y más de 15.000 paradas, lo que supone un poco de lío para orientarse. Para mí, es más fácil desplazarse en metro, pero hay que subir al menos una vez en los típicos autobuses rojos de dos pisos.

La tarjeta de transporte para todo turista (y la que utilizamos) es la llamada Oyster Card. Es una tarjeta magnética recargable que simplifica los pagos en el transporte público, es decir, los precios son más económicos utilizando esta tarjeta, ya que el límite diario es de 6’50£. La tarjeta vale 5£, y la recargas dependiendo de los días que estés (en nuestro caso fueron 3 días). La tarjeta Oyster se puede adquirir en las taquillas de las estaciones de metro y London Overground y también en las máquinas expendedoras de Oyster. Para recargarlas, se hace en los mismos sitios y también en algunos quioscos. Además, una ventaja es que la tarjeta puede devolverse en los mismos lugares donde se adquiere. Al devolverla, se reintegra el saldo no consumido más las 5£ que se pagan al comprar la tarjeta.

Ponemos fin al post de Londres en 3 días. Una ciudad para repetir y exprimir al máximo. Espero que os sirva de gran ayuda si estáis planeando un viaje en la capital inglesa. ¡Buen viaje!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.