Oporto en 2 días

Oporto es una ciudad ideal para recorrerla en 48 horas Ese fue el destino que escogimos mis amigas y yo para hacer un viaje de chicas durante un fin de semana, aprovechando que era el cumpleaños de una de ellas. A continuación os propongo un itinerario de 2 días para exprimir Oporto al máximo. ¡Allá vamos!

Nosotras llegamos al aeropuerto de Oporto hacia la tarde/noche del viernes. Al ser 7 personas y que era bastante tarde, optamos para coger un taxi de 8 plazas, lo que nos podía salir muy bien de precio. Si no recuerdo mal nos costó unos 4€ por persona. Aprovechamos para hablar con el taxista de que nos viniera a buscar en el hostal el domingo por la tarde.

Llegamos al hostal O2 (al final del post tenéis toda la información del alojamiento) el cual se encuentra a 10 minutos del centro. Cenamos algo por la zona y nos fuimos a descansar para estar al 100% en el primer día del viaje.

Reserva tu excursión en Oporto AQUÍ

DÍA 1. Torre de los Clérigos, librería Lello, puente Don Luis I y catedral de la Sé

La ruta empieza visitando uno de los monumentos más destacados de la ciudad: la iglesia y torre de los Clérigos. De estilo barroco, la torre de los Clérigos es el mejor mirador de Oporto, desde donde se obtienen unas vistas panorámicas del centro histórico de la ciudad gracias a sus 76 metros de altura. Para disfrutarlas deberéis subir más de 240 escalones, pero merece totalmente la pena. La entrada a la iglesia es gratuita pero subir a la torre cuesta 3€. Está abierta todos los días de 9:00 a 19:00h.

Vistas desde la torre de los Clérigos

Seguimos nuestro itinerario a pie hasta llegar a otro de los puntos más emblemáticos para visitar. Se trata de la librería Lello, y tardamos apenas 5 minutos andando desde la torre. En esta librería de más de 100 años de historia y de estilo neoclásico, se puede ver la espléndida escalera que inspiró a J. K. Rowling para ambientar algunas escenas de sus famosos libros de “Harry Potter”, además de sus grandes estanterías de madera repletas de libros que llegan hasta el techo. El horario es de 10:00 a 19:30h todos los días. Aunque es recomendable entrar a primera hora, casi durante todo el día está llena de gente, lo que hace que pierda un poco su encanto. El precio de la entrada es de 5€, que se descuentan si se compra algún artículo.

Rincones en la librería Lello

Justo al lado de la librería, paramos a hacer un descanso en una heladería llamada Amorino, donde hacían unos helados muy artísticos, además de deliciosos. El local se encuentra justo delante de la iglesia do Carmo, una de las iglesias más bonitas e importantes de la ciudad. Está adosada a la iglesia dos Carmelitas y es de estilo rococó. La iglesia resalta por su gran fachada lateral forrada con un gran mural de azulejos de color blanco y azul. Aunque nosotras no lo hicimos, la entrada es gratis y el horario de visita es de 8:30 a 12:30h y de 15:00 a 19:00h.

Helado en Amorino con la iglesia do Carmo de fondo

Se acercaba la hora de comer y había estado investigando sobre restaurantes típicos y buenos de la zona. Vimos que el restaurante Escondidinho se encontraba cerca así que optamos para comer en ese pintoresco lugar. El local es precioso, con una ambientación típica portuguesa, lleno de azulejos y muebles de época con mucho encanto. Pedimos diferentes platos (con muy buena presentación) para compartir y así probar de todo un poco, como un par de cataplanas de marisco, bacalao y algo de carne. Fue un gran acierto ir a este restaurante ya que la carta era muy extensa y variada (para mí escasearon los postres), comida exquisita, el personal muy amable y aunque sea un poco caro, el precio es acorde con la calidad y cantidad. Celebramos el cumpleaños de una amiga, se nos rompió una vela y ¡hasta los camareros intentaron arreglarla! Lo recomiendo 100%, si algún día vuelvo a Oporto, repetiré seguro.

Comiendo en el restaurante Escondidinho

Una vez con las pilas cargadas nos fuimos hasta el puente Don Luis I, uno de los iconos emblemáticos de la ciudad. Este puente metálico con un gran arco de hierro fue inaugurado en 1886 y diseñado por Théophile Seyrig, socio del famoso Gustave Eiffel. Está formado de dos pisos, en el que por el superior pasa el metro y en el de abajo los coches, aunque también se puede cruzar a pie por ambos. Yo recomiendo cruzar el puente por arriba ya que las vistas al Duero y la parte de la ciudad con sus coloridas casas son increíbles.

Vistas desde encima del puente Don Luis I

Cruzamos el puente por encima para llegar a la otra orilla, donde se encuentra la ciudad de Vila Nova de Gaia. Esta localidad es muy conocida por albergar las bodegas del vino más famosas de Oporto, donde se puede conocer el proceso de elaboración del vino, además de una pequeña cata. Las más famosas son Graham’s, Sandeman, Croft y Ferreira. Nosotras tuvimos un poco de mala suerte ya que en muchas de ellas ya no había plazas para hacer un cata. Entonces optamos para ir a las bodegas Espaço Porto Cruz y subir a su terraza para probar algunos de sus vinos y disfrutar de las vistas del puente y de la orilla del río. Respecto a los vinos, he de decir que para mi gusto son demasiado fuertes, ya que yo soy más de vinos suaves y afrutados.

El puente Don Luis I y las casitas de colores

Después estuvimos paseando por la orilla del Duero, disfrutando de las fachadas de colores de los edificios y las terrazas llenas de gente.

Bonitas vistas desde la orilla del Duero

Cruzamos el puente por debajo y seguimos andando por el casco viejo hasta llegar a la emblemática Catedral de la Sé. Está ubicada en la zona más alta y junto a las murallas que en su día protegían la ciudad. El edificio fue construido en el XII de estilo románico aunque a causa de haber sufrido muchas variaciones ahora predomina el barroco, románico y gótico. Bajando de la catedral nos adentraremos en Do Barredo, un antiguo barrio para perderse entre sus callejuelas y escaleras.

Abandonamos este laberíntico barrio y cerca se encuentra la famosa crepería Nut’Porto, así que aprovechamos para endulzarnos un poco. Nos pedimos crepes, gofres y algún sándwich salado. Aunque el servicio es un poco lento, todo estaba realmente buenísimo.

Se hacía tarde y nos volvimos al hostal para ducharnos y cambiarnos para disfrutar de la vida nocturna en Oporto. Aunque la ciudad tiene varias zonas para salir, una de las más comunes es la “Rua das Galerias de Paris”. La calle se encuentra justo detrás de la librería Lello, y abre paso a la mayor concentración de bares y discotecas de la ciudad. Al ser sábado, la calle estaba repleta de gente, hasta se hacía un poco difícil caminar. Había puestecitos de comida así que también aprovechamos para cenar. Entramos en 3 bares/discotecas para ver diferentes temáticas. Solo recuerdo el nombre de la última: Plan B Club, muy grande con música rock/indie. En la primera discoteca que entramos ponían música española/latinoamericana.

Después de un día intenso, nos fuimos a dormir para seguir con el segundo y último día en Oporto.

DÍA 2. Foz do Douro y Avenida de los Aliados

Aunque no se incluye en muchos itinerarios de dos días en Oporto, Foz do Douro es un imprescindible que visitar. Os recomiendo que saquéis un hueco de vuestra ruta para contemplar este espacio costero donde se encuentra la desembocadura del río Duero. Para llegar hasta allí se puede hacer en autobús o tranvía. Nosotras fuimos en autobús. La parada “Prado Repouso” fue la más cercana desde nuestro hotel, y cogimos la línea 207, dirección “Foz”, bajando en la parada “Mercado da Foz”. El trayecto dura unos 50 minutos, ya que hace bastantes paradas.

Foz do Douro

La zona es una sucesión de playas, faros, fortalezas y bonitos paisajes marítimos donde se puede pasear durante todo el día. Nosotras nos centramos en los tres faros que hay: El Faro de San Miguel o Anjo, Faro de Felgueiras y Faro da Barra do Douro. Se puede adentrar en el espigón en el que se encuentran los faros, pero sobre todo con precaución por el oleaje. Podréis sentir la fuerza con la que chocan las olas contra la pared. El paisaje no tiene precio.

Faro de San Miguel

Estuvimos paseando durante la mañana hasta que volvimos a coger el autobús que nos llevaba al centro. Paramos en la Avenida de los Aliados, la zona que se considera el centro de Oporto, donde se encuentra el Ayuntamiento, la Praça da Liberdade y grandes edificios modernistas. Fuimos a comer en un restaurante de la misma plaza, llamado Avenida, para probar por fin las famosas francesinhas. He de decir que iba con las expectativas muy altas ya que había escuchado muchas opiniones positivas, pero tanto a mí como a mis amigas nos defraudó un poco su sabor.

Avenida de los Aliados

Una vez acabamos de comer nos fuimos a pasear un poco por la zona, y a sentarnos justo delante del ayuntamiento mientras charlábamos sobre muchas anécdotas. Fue un momento muy especial, porque esos viajes refuerzan mucho más el grupo (¡o no! pero no fue nuestro caso).

Se acercaba el atardecer y volvimos hacia el hostal ya que nos esperaba el taxi para llevarnos al aeropuerto y concluir un intenso viaje de amigas que fue perfecto.

Alojamiento

Nos alojamos en O2 Hostel Porto, un edificio céntrico ideal para viajes en grupo. El local se encuentra a solo 10 minutos andando del centro. Tiene la estación de metro “24 de Agosto” a dos calles, lo cual facilita mucho moverte por la ciudad, aunque nosotras hicimos la mayoría de nuestro recorrido a pie. Al ser 7 personas, pudimos reservar una habitación de 4 literas, la cual cosa nos salió baratísimo, unos 10€ la noche. El personal es muy atento, simpático y dispuesto a explicarte cualquier duda que tengas. Además nos dejaron llamar desde su teléfono al taxi y te guardan las maletas en una habitación bajo llave durante el día si te vas tarde de la ciudad.

El hostal tiene una cocina muy bien equipada y una gran terraza para relajarse. El ambiente es joven, la mayoría son viajeros que no quieren gastar mucho dinero y solo van al hotel a dormir con pocos lujos. Nuestra habitación tenía un pequeño balcón muy pintoresco, un baño bastante bien y las literas eran cómodas. Aunque solo tuviéramos un baño con una ducha, en el pasillo hay dos baños y duchas más que se pueden utilizar. Si volviera en Oporto en grupo, repetiría este hostal.

Nosotras reservamos el hostal a través de Booking. Os dejo un código de descuento de 15€ en vuestra próxima reserva en este link.

Transporte

Ya he mencionado que la mayoría de nuestro itinerario lo recorrimos andando, pero hay ciertos lugares para los que utilizar el transporte público es casi imprescindible. Los transportes públicos más frecuentes de la ciudad son el autobús y el metro. Un billete sencillo de autobús es de 1’85€ y el del metro cuesta 1’20€.

También hay la opción de ir en los antiguos tranvías, los cuales se han convertido en un atractivo turístico por su encanto. Además, existe la tarjeta Andante, que incluye diferentes tarifas dependiendo de los días y de las zonas que visites. Te puede salir mejor de precio si vas a coger mucho el transporte público.

Aunque nosotras fuimos en taxi desde el Aeropuerto, si optáis para ir en metro hay que coger la línea E (lila) dirección Estadio do Dragao.

Hasta aquí mi post sobre como recorrer Oporto en 48 horas. Espero que quien quiera hacer un fin de semana exprés en esta bonita ciudad le haya sido de gran ayuda. ¡Buen viaje!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.