Renania del Norte-Westfalia: las mejores ciudades para visitar

En el post “Mi experiencia Erasmus en Bochum” os adelanto un poco sobre las ciudades más conocidas que tenía en mi región. Dicha región se llama la Renania del Norte-Westfalia, y tal y como dice su nombre, se encuentra en el noroeste de Alemania. Si habéis leído el post, realicé mi Erasmus en Bochum. Aunque Bochum tiene pocas cosas que visitar tiene muchísimas ciudades cerca que vale la pena visitar, ¡y además gratis!, ya que puedes viajar con el carnet de estudiante. A continuación os contaré un poco sobre esas ciudades.

Colonia

Colonia es la ciudad más grande de la Renania del Norte-Westfalia con más de un millón de habitantes, y una de las más importantes industrialmente hablando del oeste de Alemania. La ciudad cuenta con grandes atractivos para visitar, pero el más conocido es su impresionante catedral, una de las maravillas del gótico alemán. Solo salir de la estación de tren, te la encuentras delante, con su verticalidad, grandiosidad y armonía que hacen por sí sola necesaria la visita a la ciudad. Para mí, uno de los monumentos más impresionantes que he visto, y que aunque la haya visto más de 10 veces, no dejaba de sorprenderme en solo verla. La visita al interior de la catedral es gratuita, pero sí que hay que pagar para subir a la torre. No es muy caro (como mucho 3€) y hay descuento para estudiantes. Vale la pena subir al menos una vez para disfrutar de las vistas de la ciudad. Eso sí, prepárate para hacer ejercicio, ya que hay que subir 553 escalones en una estrecha escalera de caracol.

Catedral de Colonia
Vistas desde la catedral

Pasamos de la catedral al puente Hohenzollern. Un puente de hierro del ferrocarril que atraviesa el Rin y une las dos partes de la ciudad. Ahora pueden pasar los peatones y el tren o tranvía, aunque originalmente (antes de ser destruido) se utilizaba para el ferrocarril y vehículos de carretera. De entre todas las curiosidades, se destaca que los enamorados de Colonia y los turistas colocan candados en la estructura de hierro, en señal de su amor, y posteriormente tiran la llave en el río Rin. Desde un lado u otro del puente, se gozan de increíbles vistas tanto del río como de la catedral.

Atardecer en Colonia, justo al lado del puente Hohenzollern

Otro de los grandes atractivos de la ciudad son las famosas casitas de colores que están al lado de la iglesia Gross St Martin. Estas maravillas se encuentran paseando por la orilla del Rin. Sus colores pálidos que contrastan con la iglesia hacen de ella una postal de lo más bonita. No puedes irte de allí sin hacer una foto.

Las casitas de colores y la iglesia Gross

Colonia también tiene mucha historia romana, iglesias y cultura. Se encuentran dos museos conocidos, uno romano (que no visité) y otro del chocolate: Schokoladenmuseum, un paraíso para disfrutar la historia del cacao y su proceso de transformación, ¡y con dulce incluido al final de la visita para degustar!

Tuve la suerte de vivir la Navidad en Alemania, mundialmente conocida por sus mercados navideños. ¡Colonia tiene nada más y nada menos que cinco mercados! Yo solo visité uno, y he de decir que el de Colonia es el que me gustó y sorprendió más, ya que en el mismo había una pista de hielo, era como estar dentro de un cuento.

Navidad en Colonia

Colonia presume de celebrar el mejor carnaval de Alemania. Tiene dos carnavales: uno en noviembre y otro en febrero. El pistoletazo de salida del carnaval se da a las once horas y once minutos del día once del once (noviembre) en el Alter Markt, aunque el día cumbre es el lunes de carnaval, el Rosenmontag” (lunes de las rosas), uno de los mejores desfiles de carrozas alegóricas, burlonas y provocativas que desfilan por las calles de la ciudad bajo el lema “Kölle Alaaf” que significa: Colonia es de todos. No te puedes perder este alocado espectáculo.

Hay otras opciones para visitar que yo no tuve el placer de hacerlo que son el Jardín Botánico y Gran zoo, situados en el lado occidental de la ciudad y no muy lejos del Rin. Además, la ciudad cuenta con su aeropuerto, Köln/Bonn Airport, que cuenta con numerosas compañías aéreas en diferentes puntos de Europa, con grandes ofertas. A escasos 30 km de Colonia encontrareis la ciudad de Bonn (que no visité) pero es conocida por la casa de Beethoven, su catedral y la famosa tienda Hariboo.

Düsseldorf

A solo 45 minutos en tren desde Bochum y a media hora desde Colonia, se encuentra la ciudad de Düsseldorf, mundialmente conocida como el centro económico de Alemania, ya que cuenta con alrededor de 3.000 empresas internacionales.

Düsseldorf también destaca por su “Alstadt”, es decir, su casco antiguo. Allí podrás encontrar multitud de callejones, iglesias, casas que sorprenden por su arquitectura, bares, restaurantes e infinitas cervecerías donde podrás probar infinitas cervezas típicas alemanas. Esta zona es especialmente bonita en Navidad, como todas las ciudades alemanas, Düsseldorf cuenta con un mercado navideño muy conocido, donde podréis tomar el famoso vino alemán calentito. Además, al lado del río, montan una bonita noria donde podrás disfrutar de unas vistas a la ciudad.

Königsallee es la conocida calle de compras por excelencia de la ciudad. Atravesada por un bonito canal, se encuentra en ambos lados de la calle repleta de tiendas de lujo. Si tu presupuesto no se ajusta en estos establecimientos carísimos, no dudes en pasearte por la orilla del atractivo canal. Otra de las calles más emblemáticas es Flinger Street, en el Altstadt, y destaca sobre todo por su gran vida nocturna. Allí encontrarás muchos pubs auténticos alemanes con un gran ambiente.

Königsallee

Puedes también visitar el Rathaus, el ayuntamiento, que destaca por su estructura y la gran estatua del caballero donde no dudarás en hacer una fotografía.

Plaza del Ayuntamiento

Llegando en la zona del río, encontrarás la torre Rheinturm, es la antigua torre de telecomunicaciones que se ha convertido en un restaurante. La torre vigila desde lo alto la ciudad, con grandes vistas al centro de Düsseldorf. Para subir al mirador hay que pagar unos 9€, pero si quieres subir en lo más alto de la torre hay que ir al restaurante, donde  disfrutarás de una comida en una plataforma giratoria de 360º. Te recomiendo que hagas un paseo fluvial junto a la orilla del río Rin, donde encontrarás terrazas para tomar algo, o simplemente tomarte un respiro. Si hace buen día, llévate la cámara ya que los atardeceres son de lo más bonito.

Orilla del río Rin con la torre Rheinturm

Para los amantes de la arquitectura, los curiosos edificios diseñados por el arquitecto Frank Owen Gehry también son un atractivo turístico de Düsseldorf. Están situados en Medienhafen, una zona conocida porque se encuentra el puerto, y también por la vida nocturna. Su estilo característico hará que te quedes un rato observando las estructuras de los edificios.

Düsseldorf cuenta con el tercer aeropuerto más grande de Alemania (Düsseldorf International) Desde aquí, 80 compañías aéreas cubren 180 destinos en el mundo entero. También tiene otro aeropuerto a las afueras (Weeze), aunque no tiene tantas combinaciones, también opera con bastantes compañías.

Münster

Münster es una de las ciudades más atractivas de Alemania, y para mí está en el top 3, así que recomiendo una visita obligada. Está a casi una hora y media en tren desde Bochum, pero el largo trayecto merece la pena. La ciudad destaca por su centro histórico de estilo gótico, donde se pueden observar tanto construcciones modernas como medievales. El ambiente de la ciudad es tranquilo, ideal para pasar el día y descansar. Como en la mayoría de ciudades, cuenta con su casco antiguo, reconocido por su monumento gótico más llamativo: la iglesia de San Lambert. Para llegar a ella pasarás por la plaza principal de la ciudad: Prinzipalmarkt, famosa por sus edificios renacentistas. Allí encontrarás la calle Salzstrasse, famosa por sus edificios, y la magnífica catedral de San Pablo, la cual destaca por su reloj astronómico. Entre las calles de la ciudad vas a quedar impresionado/a por sus fachadas y sus ornamentos. Otro de los símbolos de la ciudad es su ayuntamiento, donde en sala interior se firmó la famosa “Paz de Westfalia” poniendo así fin a la guerra de los Treinta Años. Un poco más apartado del centro encontrarás otro de los edificios más antiguos de la ciudad: la Iglesia de Nuestra Señora, la cual todavía funciona.

Calle Salzstrasse

Münster es una de las ciudades universitarias por excelencia de Alemania, y así lo refleja su población, en donde una cuarta parte son estudiantes universitarios. El edificio más singular es el castillo Schloss, que actualmente es la Universidad de Münster, donde estudian 39.000 estudiantes. Vale la pena apreciar el edificio y su entorno verde.

Universidad de Münster

A unos 15 minutos andando del centro, iremos a uno de los lugares más mágicos de la ciudad. Se trata del lago Aasee, un lago rodeado de un magnífico parque y donde podrás disfrutar de unos increíbles atardeceres de postal. Allí también hay actividades de ocio como caminatas o alquilar botes. Os dejo con una fotografía de postal.

Lago Aasee en Münster

Bajo mi punto de vista es una ciudad que se disfruta paseando, sus calles, plazas, parques y lagos harán que te pares para disfrutar del entorno. Al ser pequeña puedes recorrerla en un día perfectamente, sin prisas. Destacan por sus grandes zonas verdes y el poco tráfico de sus calles, ya que la mayoría de gente va en bicicleta.

Dortmund

La mayoría de gente cuando escucha Dortmund le viene a la cabeza el fútbol. La verdad es que si eres un apasionado de este deporte estás en el sitio idóneo, ya que Signal Iduna Park es uno de los estadios de fútbol más modernos y emblemáticos de Europa. Pero como no es mi caso, voy a exprimir la esencia de la ciudad. Dortmund esconde mucho más que la sede de un equipo deportivo y cuenta con una historia y edificios muy interesantes. Destacando su skyline, es una población de contrastes y de un gran encanto que vale la pena explorar y perderse en ella, tanto por su historia como por su modernidad.

Westenhelling es el corazón de la ciudad donde se encuentran las calles más comerciales y concurridas. Puedes encontrar de las más pequeñas tiendas hasta los más enormes almacenes. Era la calle donde yo pasaba el mayor tiempo, ya que aprovechábamos ir a la ciudad para hacer unas compras. Si eres amante de las compras, merece la pena perderse en esta zona.

La ciudad cuenta con la Hansaplatz, una plaza donde durante todo el año hay mercado los miércoles, viernes y sábados. Pero en los meses de noviembre y diciembre se convierte en un precioso mercado navideño, el cual destaca por su enorme árbol en la entrada y la magnitud de puestos de comida típica navideña.

No tan conocido como los mencionados anteriormente, la ciudad también cuenta con su aeropuerto, a solo 11 km del centro de la ciudad. Aunque no tiene tantas combinaciones aéreas, puedes encontrar bastantes ofertas en destinos europeos.

Dato de interés: a las afueras de la ciudad se encuentra el IKEA, sitio que te irá de fábula si vas a vivir en Alemania. A los Erasmus nos fue perfecto para comprar cosas de casa a un precio asequible.

Essen

Puede que Essen sea una de las ciudades menos conocida en diferencia a las otras, pero se merece estar en la lista del post. A solo 15 minutos en tren desde Bochum te plantas en esta pequeña ciudad, antiguamente conocida por su mina de carbón y actualmente por su ambiente comercial y cultural.

El principal símbolo histórico de la ciudad es la Catedral de Essen, de estilo románico, y se encuentra en Burgplatz, la plaza central. Esta plaza, durante noviembre y diciembre, se convierte en un adorno navideño gracias a su mercado. Podrás disfrutar de sus puestos de comida típicos alemanes o comprar figuritas de recuerdo. Además también hay una noria para disfrutar de las vistas de la ciudad sobre todo de noche. Si seguimos recorriendo la avenida, llegaremos a Kettwiger Strasse, la calle principal que cruza todo el casco antiguo, donde se encuentran todas las tiendas más populares.

Essen

Essen es uno de los centros más grandes de la industria del carbón. El complejo industrial de la mina de carbón de Zollverein es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad y se encuentra en las afueras. Zollverein era la instalación de la industria y minería del carbón más importante de la Cuenca del Ruhr, la zona industrial más activa de toda Alemania, y fue declarada patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Se puede visitar el museo donde sus increíbles máquinas te sorprenderán. Además, podrás disfrutar de unas vistas de Essen desde el mirador.

Zollverein

Hattingen

Hattingen no es tan conocida como las anteriores ciudades, pero tiene un encanto que vale la pena visitar en un día si estás viviendo en la zona del Norte-Westfalia. El pueblo está ubicado en el centro del estado, en la región de Arnsberg, a la orilla del río Ruhr. Está a unos 48 km de Düsseldorf y a solo 11 km de Bochum. Es un lugar tranquilo para pasear tanto por el “altstadt” como en la zona verde de las afueras.

El pueblo fascina a los visitantes por su casco antiguo. Aquí se mezclan sus calles estrechas combinadas con las típicas casas alemanas blancas de madera y sus zonas peatonales. También tiene una pequeña iglesia, llamada St. Georgs, la cual llama la atención su torre inclinada. Bordeando la iglesia, se encuentra un pequeño cementerio donde, originalmente, enterraban a los habitantes del pueblo. Hattingen se recorre muy bien a pie. Se puede pasear tranquilamente para tomar algo, hacer unas compras y adentrarse en los pequeños rincones.

Casco antiguo
La torre inclinada de la iglesia St. Georgs

En el sur de la ciudad hay una zona verde donde se puede hacer senderismo y disfrutar de la naturaleza. No recuerdo el nombre de la zona, pero paseas por la orilla del río Ruhr hasta llegar al pueblo. Hay diferentes actividades de ocio para hacer, excursiones a pie o en bicicleta, incluso equitación.

Zona sur de Hattingen

Aquisgrán (Aachen)

Aquisgrán (Aachen en alemán), es una ciudad que se encuentra a unos 60 km de Colonia. Caracterizada por su gran historia, tiene monumentos para visitar como la catedral y el ayuntamiento, ambos llenos de historia bajo el nombre del imperio de Carlomagno. En la catedral se encuentran los restos del emperador que murió en esta ciudad. El ayuntamiento, de estilo gótico, consta de una imponente fachada, la cual se encuentra sobre los restos del que fue el palacio de Carlomagno. Aquisgrán destaca por sus bonitas plazas, y una de ellas es Marktplatz, la plaza del mercado. Allí se encuentran restaurantes, terrazas y tiendas para comprar souvenirs. En invierno, es el lugar para celebrar el mercado navideño, convirtiendo la plaza en un gran adorno. En el centro de la ciudad, toparás con la fuente de los títeres (Puppenbrunnen), una fuente con unos muñecos articulados con los que puedes interactuar mientras estás callejeando las calles.

Aachen

Esta bonita ciudad, hace frontera con Bélgica y su vecina Holanda, lo que significa un gran privilegio para los que viven allí. Es la ciudad más occidental de Alemania, y con el carnet de estudiante podrás viajar completamente gratis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.