RUTA 66. Etapa 1: Chicago – Springfield, IL

197 MILLAS (317 km) Los datos son extraídos de la App que utilicé durante el viaje «Route 66 Navigation»

Después de pasar un día y medio en Chicago (tenéis mi guía AQUÍ), empezaba lo mejor: recorrer la Ruta 66. Lo típico es iniciar la ruta desayunando a lo grande en el restaurante Lou Michell’s, situado en la calle 565W, Jackson Blvd. Nosotros no lo hicimos, desayunamos en el hotel porque estaba incluido y nos ahorramos dinero ya que el sitio es caro. El día anterior ya fuimos también a visitar el inicio de la Ruta 66 con el mítico cartel donde hay que hacerse la típica foto, así también ahorramos tiempo en la primera etapa.

Cartel que marca el inicio de la Ruta 66

Fuimos a recoger nuestro coche de alquiler en una de las oficinas de la compañía Hertz del centro de Chicago, se encontraba a 20 minutos andando desde nuestro hotel, fuimos sin las mochilas y después las fuimos a recoger. Os dejo aquí la geolocalización por si os interesa. Teníamos hora a las 8:30h de la mañana y la verdad que todo fue muy rápido. Nosotros reservamos a través de la empresa AutoEurope y muy bien. Habíamos reservado el coche más barato, un Ford Fiesta o similar, pero la sorpresa fue que al llegar en la oficina nos dejaron un coche de gamma superior, un Hyundai Accent por el mismo precio. Imagino que si ven que se tiene que hacer un trayecto tan largo (el nuestro fue de Chicago a San Francisco, pasando por Los Ángeles) ya ponen un coche mejor. El precio fue 900€ durante 26 días, dos conductores incluidos, seguro a todo riesgo (pinchamos rueda y lo cubrió) y nos regalaban un depósito entero de gasolina (nos dieron el coche con el combustible lleno y lo devolvimos vacío). Hay que tener en cuenta que si hacéis la ruta en el sentido original, os van a cobrar la llamada tasa One Way por dejar el coche en otro estado, ese importe son 500$, aunque vigilad porque hay empresas que es más caro. Si hacéis la ruta al revés, os ahorráis ese dinero, ya que «hacéis un favor» a la empresa para devolver el coche en el punto de partida.

Antes de preguntar, muchos coches en Estados Unidos sólo llevan la matrícula en la parte trasera

Algunos consejos básicos antes de empezar la ruta:

  • Comprar una nevera de corcho en un supermercado Walmart o similar, no llega a 3$ y os va a ser muy útil. La utilizaréis para mantener el agua fría y tener provisiones durante el viaje.
  • Descargaros la App “Route 66 Navigation”, cuesta 40$ al año, pero es de gran ayuda, en serio. Esta aplicación sirve como GPS y os marca todos los puntos de la Ruta 66. Si no tenéis conexión os podéis descargar los mapas y después utilizarlos sin datos. Yo apenas usé Google Maps, sólo por el centro de las grandes ciudades, ya que siempre escoge el camino más rápido y autovías, y evidentemente no es por donde pasa la ruta original, y os podéis perder muchos sitios.
  • Además de la App, nosotros llevamos el libro “Route 66 mi sueño y pasión” de Victor Muntané y el libro de la Costa Oeste de Molaviajar.
  • Los coches de Estados Unidos son automáticos, para tenerlo en cuenta si nunca habéis conducido uno así, pero os adelanto que no es nada difícil y os vais a adaptar rápido.
  • Este viaje requiere mucha organización, es importante calcular bien los quilómetros (millas en este caso) para que no se os tire el tiempo encima. Sobre todo en la primera etapa ya que por recoger el coche y todo siempre se retrasa un poco. Mucha gente hace la primera etapa hasta Saint Louis, NO os lo recomiendo, todos los blogs que leí decían que hubieran preferido parado en Springfield por falta de tiempo.

Y unos consejos sobre la gasolina:

  • Utilizar la Unleaded 87, es la más barata.
  • Pagar primero adentro, siempre en efectivo, ya que con tarjeta os pueden cobrar comisión.
  • Echar la gasolina siempre vosotros, ya que si lo hace un trabajador esperará propina.
  • Nosotros decíamos el importe de gasolina que queríamos, ya que si dices depósito lleno, también hay una comisión.
  • Tened en cuenta que la gasolina en Estados Unidos es mucho más barata que en España, nosotros con 20/25€ llenábamos el depósito en la costa este y unos 30/35€ en la costa oeste.

Dicho esto, empezamos nuestro roadtrip por la ruta madre, dirección hacia la primera parada: Joliet. Lo primero que encontramos es Dick’s on Route 66 (911 N Broadway St), un taller de coches al estilo de la ruta. El escenario del lugar es brutal. También encontraréis un pequeñísimo tramo de adoquines de la carretera original (antes de ser de asfalto la carretera era de adoquines).

Dick’s on Route 66

 

El tramo de adoquines

Delante del taller hay una heladería típica de la ruta, llamada Rich & Creamy – Kick’s on 66. Estaba cerrada cuando llegamos. Tenéis un parking grande para aparcar gratis.

Rich & Creamy – Kick’s on 66

Conduciendo por la ciudad de Joliet pasamos por el famoso Rialto Theatre (102 N Chicago St), muy conocido por su historia. Nosotros no lo hicimos, pero también podéis parar en “Joliet Area Historical Museum and The Route 66 Welcome Center“ (204 N Ottawa St).

Otro de los edificios más famosos de la ciudad es Old Prison Joliet (1125 Collins St). Fue escenario de varias series estadounidenses como la conocida Prison Break. Como fan de la serie, no dudé en visitarla, sólo por fuera, ya que no teníamos demasiado tiempo.

Old Prison Joliet

Wilmington es la siguiente parada, donde os vais a encontrar con una de las figuras más míticas de la ruta, el Gemini Giant (S East St). Es un gigante de fibra de vidrio con un cohete en la mano en honor al programa Gemini de la Nasa.

Gemini Giant

Justo delante del gigante se encuentra Launching Pad, un restaurante de 1960 con mucho rollo. Cerró en 2013 pero volvió a abrir sus puertas en 2018 y tuvimos la suerte de visitarlo. El dueño fue muy majo, nos regaló dos llaveros y nos preguntó si queríamos el pasaporte de la Ruta 66 que allí lo vendían, así que no dudamos en comprarlos por 10$ cada uno, acompañados de un delicioso batido. También firmamos nuestros nombres en su libro de firmas.

Launching Pad
El interior de Launching Pad es una maravilla

Además, se ha montado un pequeño museo dentro del restaurante totalmente tematizado.

Parte del museo en Launching Pad

Seguimos con el coche y a escasos minutos llegamos a Braidwood, donde paramos a comer en Polk-a-dot drive in (222 N Front St). Allí comimos nuestras primeras hamburguesas americanas con patatas por menos de 10$. Además nos regalaron dos llaveros y también dejamos nuestra huella en su libro de firmas.

Polk a dot drive in

El siguiente pueblo fue Gardner, una de las mayores sorpresas de nuestro viaje. Allí se encuentra The Shop (315 N Center St). Es difícil no verla si seguís la ruta, ya que su fachada roja decorada de la ruta y letras inmensas de Coca Cola os llamarán la atención. Paramos para curiosear, y en seguida salió el dueño Tom. Nos presentó a su perro Rufus y nos dejó entrar en su hogar. El interior de la tienda está totalmente ambientado, nos estuvo explicando anécdotas de la ruta y haciéndonos fotos, donde las cuelga en su página de Facebook. Compramos un par de recuerdos y continuamos con el roadtrip. ¡Es una visita obligada!

The Shop
El jardín está totalmente ambientado de la Ruta 66

Tocaba poner rumbo a Dwight, donde se encuentra la estación de servicio Ambler Becker Texaco (Amber’s 417 W). Se abrió en 1933 y se identifica como la estación de servicio en funcionamiento más larga de la Ruta 66. Dispensó combustible durante 66 años continuos hasta 1999. Después, el edificio reabrió como centro de visitantes de la ruta en mayo de 2007. Allí nos encontramos a dos hombres quienes nos contaron historias de la ruta, colocamos una chincheta en su enorme mapa que tienen para los turistas y firmamos en el libro.

Ambler Becker Texaco

Al llegar a Odell, visitamos la famosa Standard Oil CO (400S West St & Deer St), sólo por fuera, ya que estaba cerrada. Dentro de ella se pueden comprar souvenirs.

Standard Oil CO

Seguimos hacia Pontiac, donde encontraremos varios murales a lo largo del pueblo. Uno de los más icónicos, dedicado a la Ruta 66, es el que está situado en la pared de atrás del Hall of Fame & Museum (110W Howard St). Justo al lado del mural, hay un antiguo bus escolar convertido en vivienda.

Mural del Hall of Fame & Museum
El autobús convertido en vivienda. Estaba cerrado, pero a veces se puede visitar por dentro.

Tenéis que visitar el museo, por dentro es una pasada, cargado de decoración típica de la ruta. También os sellarán el pasaporte. Horario: todos los días de 9 am a 5 pm en verano, de 10 am a 4 pm, cerrado los festivos importantes. La entrada es gratuita, pero hay una cajita para dejar vuestra voluntad.

Interior del museo
Este es el pasaporte de la Ruta 66

Para llegar a Normal, podéis seguir la ruta original, atravesando los pueblos de Lexingyon y Towanda, o sino coger la I-55 y salir a Normal (más rápido). Nosotros, al seguir la aplicación, fuimos por la ruta original, ya que también íbamos bien de tiempo. Con el coche es curioso ver cómo son esas calles americanas que ves en las películas. En Normal fuimos a visitar Ryburn place (305 Pine Street), una estación de servicio que se ha convertido en una tienda de souvenirs. Allí podéis marcar el sello en vuestro pasaporte y comprar un recuerdo. Abierto de miércoles a domingo de 9 am. a 5 pm. Cerrado los días festivos principales, enero y febrero.

Siguiendo la ruta, a 20 minutos de Normal, podéis parar en Funks Grove, donde se encuentra el Pure Maple Sirup (5257 Old Route 66, Shirley), una curiosa tienda famosa por sus deliciosos siropes. Por mala suerte, la encontramos cerrada.

Seguimos hacia Atlanta y aquí estaba el segundo gigante del día, el Bunyon Giant, conocido como Tall Paul (SW Arch St). En sus orígenes este gigante llevaba en las manos una hacha. En 1965 la pieza fue sustituida por un enorme perrito caliente al ser comprado por el dueño de un restaurante. Junto a él, hay también una tienda dedicada a la ruta.

Bunyon Giant
Atlanta

La siguiente parada fue en el pueblo de Williamsville, donde podréis ver la antigua gasolinera y taller Frank’s Route 66 (117 N Elm St). Por la calle Elm transcurre la Ruta 66 original. En Williamsville paramos a hacer una foto a este cartel, cuando de repente un coche aparcó expresamente al parking de delante para preguntarnos que sí queríamos nos hacía una foto juntos. ¡Esto nos pasó muchísimos durante todo el viaje!

Williamsville

Al fin llegamos a la última parada de esta primera etapa: Springfield, la capital de Illinois, una ciudad inmensa. Aquí podemos ver el famoso Capitolio, la casa del expresidente Abraham Lincoln o la estación de servicio Shea’s Gas St Museum.

Nos alojamos en el hotel Microtel Inn & Suites by Wyndham Springfield (2636 Sunrise Dr). Cenamos en la habitación unos sándwiches que teníamos en la nevera y caímos rendidos después de esta primera etapa tan intensa, con ganas de continuar nuestra gran aventura. El precio: 40€ una noche para dos personas, con desayuno incluido. Hotel recomendable, cama grande y muy cómoda, limpio y en la misma carretera de la ruta. El desayuno suficiente para lo que vale. Hay que tener en cuenta que los americanos no desayunan como nosotros y no encontraréis apenas fruta ni nada de embutido.

Desayuno americano. En todos los moteles hay gofreras.

En esta primera etapa me di cuenta de cómo esos personajes tan míticos viven por y para la ruta para mostrar a los turistas lo que supone para ellos mantener esa esencia. Aún teníamos casi todo el viaje por delante y no podía estar más feliz de cumplir uno de mis sueños viajeros.

SEGURO DE VIAJE

Es imprescindible contratar un seguro de viaje en vuestra estancia sea donde sea. En nuestro caso, siempre viajamos con Iati Seguros, el cual tiene diferentes tipos de seguros en función de vuestros viajes. Nosotros contratamos el «Iati Mochilero». A través de este ENLACE, ¡obtendréis un 5% de descuento!

Espero que os haya servido mi guía de la primera etapa en vuestro viaje. No dudéis en preguntar cualquier cosa que sea de vuestra ayuda. ¿Me acompañáis en la segunda?

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.