Venecia en 4 días

Venecia es una de las ciudades más bonitas y románticas que hay en el mundo. La ciudad de los canales, las basílicas y palacios, sus estrechas calles, sus puentes y los edificios medio inundados son algunos de los puntos característicos que engloban esta increíble población, sin dejar de lado su exquisita pasta, pizza y helados típicos del país. La verdad es que es un destino ideal para hacer una escapada, y sin duda alguna quedé enamorada de esta ciudad solo con pisarla el primer día. A continuación os voy a contar nuestro itinerario de Venecia en 4 días ¡Vamos allá!

Reserva tu excursión en español en Venecia AQUÍ

DÍA 1. Llegada a Venecia, Piazza San Marco y Puente de los Suspiros

Llegamos a Venecia a las 9 de la mañana, ya que nuestro vuelo salía de Barcelona a las 7h. Una vez en el aeropuerto, lo primero que hicimos fue ir a recoger nuestras tarjetas de transporte en el punto de venta “Venezia Unica”. Al final del post tenéis un apartado detallado sobre el transporte.

Una vez adquiridas las tarjetas, nos dirigimos hacia la parada de buses del aeropuerto para coger el Bus Express que nos dejó en Piazzale Roma (línea 5), el punto final donde acaban las carreteras, el trayecto dura unos 30-40 minutos. Una vez allí, hay que coger la línea 1 o 2 del vaporetto (el transporte público típico de la ciudad) que cruza el Gran Canal de Venecia. Durante el trayecto se pueden admirar muchos de los palacios de Venecia que se encuentran en el canal principal, como la escultura de las gigantescas manos, creada por Lorenzo Quinn. Su mensaje es para concienciar sobre los efectos destructivos del cambio climático: un niño ahogándose intentado salvar su ciudad. Por lo que he leído hace poco quitaron esa escultura, una pena la verdad…

Las gigantescas manos creadas por Lorenzo Quinn

Nuestro hotel estaba cerca del Puente Rialto, así que nuestra parada fue esa. Una vez encontramos el hotel, al llegar demasiado temprano no tenían la habitación lista, pero nos guardaron el equipaje para de mientras ir a dar una vuelta por las estrechas calles de la ciudad. Comimos bastante pronto para seguidamente ir al hotel (que ya tenían la habitación lista), nos acomodamos un poco y después nos fuimos a la famosísima Piazza San Marco, donde nos quedaba a solo 5 minutos andando. En ella se puede contemplar la enorme Basílica San Marco, el Palacio Ducal, el Campanile y la Torre dell’Orologio. En esta torre se puede admirar el reloj astronómico de color azul y dorado que marca las horas, las fases de la luna y el zodíaco. Sobre el reloj hay una escultura de la Virgen con el niño, y a los lados están las dos puertas de las que salen los “moros” para cada hora. Para hacer la visita hay que reservar con antelación y con guía. La entrada es de 12 euros, 6 con descuento. Os dejo el link para más información.

Torre dell’Orologio

La Basílica de San Marco es el corazón de la plaza. Sus cinco enormes cúpulas y su fachada dorada harán que te quedes horas contemplando su belleza. La entrada en la Basílica de San Marco es gratuita, pero se forman larguísimas colas que nosotros no estábamos dispuestos a hacer (no exagero cuando eran unas 2 horas). Intentamos probarlo todos los días, pero fue imposible. Al ir en Semana Santa, Venecia estaba repleta de gente. Aunque la entrada a la basílica sea gratis, la entrada al museo vale 5€, visitar la Pala d’oro 2€ y ver el tesoro 3€. La basílica está abierta todos los días de 9:30h a 17h, los domingos y días festivos de 14h a 16:30h.

Basílica de San Marco

Justo al lado de la Basílica se encuentra el Palacio Ducal. Allí sí que hay que pagar entrada, unos 20€, pero hay descuentos si eres estudiante o tienes la Rolling Venice Card. El horario de visita son todos los días de 8:30h a 17:30h, de abril a octubre cierran a las 19:00h. Unido al Palacio Ducal se encuentra el conocido Puente de los Suspiros, el cual conectaba el palacio a los calabozos. El nombre viene por el último suspiro que hacía el preso mientras cruzaba el puente dirección a los calabozos. Finalmente, el Campanile de San Marcos, situado también en la misma plaza, es el campanario de la basílica y el edificio más alto de la ciudad. En el puedes admirar unas buenas vistas de Venecia. El precio para subir es de 8€, y también se forman largas colas, así que nosotros subimos en el otro campanario más famoso: el de la isla San Giorgio Maggiore (subimos el segundo día, os lo cuento más adelante).

Palacio Ducal con la Campanille de San Marcos de fondo
Puente de los Suspiros

Salimos de la Piazza y estuvimos paseando hasta ir al este de Venecia y llegar al Barrio de Castello, uno de los seis distritos de los cuales está dividida Venecia (llamados Sisteri de Venecia). El resto de estos barrios son: Cannaregio, Santa Croce, San Polo, Dorsoduro y San Marco. El barrio de Castello es el más grande y es conocido por el importante castillo romano (del cual alberga su nombre). Además, una gran parte del barrio está ocupada por el enorme astillero de barcos conocido como Arsenale.

De camino al barrio de Castello
Canales en el barrio de Castello

Nos volvimos al centro y cenamos en un puestecito de pasta para llevar. Se llama We love Italy (se encuentra cerca de San Marco) y es bastante conocido en la ciudad. Nos sorprendió de lo rico que estaba y barato: 7€ el plato (venía con gran cantidad). De postres no puedes irte de Venecia sin probar los mejores helados que he probado en mi vida: los de la heladería Suso Gelatoteca. ¡Están para chuparse los dedos! Después de cenar volvimos a la Plaza de San Marco para contemplarla de noche y ver las luces de la imponente fachada de la basílica.

Basílica San Marco de noche

DÍA 2. Barrio Cannaregio, Puente Rialto y San Giorgio Maggiore

El día empezaba con el free tour en español que habíamos reservado el día anterior. Nosotros lo reservamos a través de este link. El tour empezaba a las 11:00h de la mañana en frente de la iglesia de San Simeon Piccolo, justo delante la estación de tren de Santa Lucía. Aprovechamos para ir un poco antes para desayunar una buena focaccia y contemplar la llamativa arquitectura de la iglesia, la cual destaca por su gran cúpula verde azulado.

Iglesia de San Simeon Piccolo

El tour nos llevaba por uno de los barrios más famosos de la ciudad: Cannaregio. Caminamos a través de las zonas más curiosas y pintorescas, sin dejar de lado el barrio judío más antiguo del planeta, donde se encuentra escondido el primer Ghetto judío de la historia (sí, sí, ¡el primero!). El barrio de Cannaregio es el más poblado en referencia a venecianos. Es una zona poco turística donde se puede observar la vida de los locales: una plaza con los niños jugando a pelota, personas mayores en el bar charlando, talleres artesanales… Estuvimos paseando por sus calles mientras nos explicaban la historia del barrio. A nosotros nos encantó el ambiente tranquilo e íntimo, nada que ver con el día anterior en la Piazza San Marco. En este distrito se encuentra también la casa del pintor Tintoretto, famoso en el Renacimiento y su cuadro “La última cena”. El pintor está enterrado en la Iglesia Santa María dell’Orto, ubicada en el mismo barrio. También pasamos por el Campo dei Mori, donde se encuentran varias estatuas misteriosas incrustadas en uno de los edificios. La más peculiar es una que tiene la nariz de metal negro, resaltando el blanco del resto de su cuerpo. La gente le toca la nariz por si tiene suerte.

Barrio de Cannaregio

El tour acabó en uno de los mercados más conocidos, el mercado Rialto, lleno de colores por sus puestos de verdura y frutas. Aprovechamos para subir al puente más famoso y el más antiguo que cruza el Gran Canal: el Puente Rialto, uno de los lugares imprescindibles que visitar. En él se pueden hacer las mejores fotos de Venecia y del Gran Canal, sobre todo durante el atardecer.

Puente Rialto

Fuimos a comer y nos dirigimos hasta San Giorgio Maggiore, la pequeña isla que se ve delante si la miras desde la Plaza San Marcos. Para ir hay que coger un vaporetto desde la parada San Zacarías de la Plaza San Marco dirección a la isla, es solo una parada y es la línea 2 o N. Desde la misma parada de San Zacarías, se pueden tomar unas fotos de lo más venecianas con la isla y la famosa basílica de fondo.

San Giorgio Maggiore de fondo

La Basílica de San Giorgio Maggiore es de entrada gratuita y en ella podrás contemplar tanto su exterior como interior. Tiene una fachada de mármol brillante y dentro de ella podrás admirar algunos de los cuadros de Tintoretto.

Vistas de la ciudad desde San Giorgio Maggiore

Para obtener unas vistas panorámicas de Venecia nada mejor que subir al Campanile de San Giorgio Maggiore. Nosotros optamos por subir en esa basílica. La altura es similar al de San Marco, es más barato y no hay colas. Además, las vistas a la isla principal son espectaculares. El precio ronda unos 6€ y tienes un descuento de 2€ si eres estudiante. El horario para visitar ambos lugares es todos los días de 9h a 19h (de abril a octubre) y de 8:30h a 18:00h (de noviembre a marzo).

Vistas desde el Campanile

Nos fuimos a cenar y a coger otro helado en Suso Gelatoteca para acabar bien nuestro segundo día.

Los deliciosos helados de Suso Gelatoteca

DÍA 3. Barrio Sant’Elena y Crucero por el Gran Canal

En nuestro tercer día pusimos rumbo al barrio de Sant’Elena, ubicado en Castello. Este barrio no tiene nada que ver con la Venecia que vimos los otros días. En Sant’Elena no hay calles estrechas ni multitud de gente, sino espacios grandes con jardines verdes. Se puede ir a pie desde San Marco (se tarda unos 30-40 minutos), paseando por la Riva degli Schiavoni cruzando puentes y el famoso parque delle Rimembranze. Pero también se puede llegar en vaporetto por la línea 1 y bajar en la parada de Sant’Elena.

Barrio de Sant’Elena

Al volver fuimos a comer en un restaurante y a tomarnos un Spritz, el aperitivo más famoso de Venecia. Esta bebida es muy consumida por los italianos y su composición es de vino blanco, agua con gas y aperol o campari. Hay 2 tipos, el primero más suave que otro, aunque el más común es con aperol.

Los dos tipos de Spritz

Por la tarde aprovechamos para coger el vaporetto y hacer un mini-crucero por el Gran Canal. Es una bonita manera de observar todos los edificios y fachadas inundadas de Venecia. De esta manera vimos el atardecer mientras todos los monumentos se iluminaban. Además es gratis porque puedes bajar y subir todas las veces que quieras con tarjeta de transporte. Bajamos en la parada de la Basílica de Santa Maria della Salute, un edificio que atrae por su construcción de planta circular de piedra blanca. Este edificio es importante y muy conocido en la ciudad porque se construyó para celebrar el fin de la peste en Venecia, donde aún se celebra cada 21 de noviembre.

Crucero por el Gran Canal
Atardecer en Venecia

Una vez acabó nuestro mini-crucero, nos fuimos a cenar en otro puestecito de pasta para llevar. El local se llama Da’l Moros, donde leímos buenas opiniones. El lugar se encuentra en una estrecha calle, y al ser pequeño y típico en la ciudad se forma algo de cola. ¡Para los que somos de Barcelona podemos encontrar uno en nuestra ciudad! Nosotros nos sorprendimos gratamente cuando el chico nos lo dijo al preguntarnos de dónde éramos. El precio también era de unos 7-8€ como el de We Love Italy, y tienes una gran variedad de pastas y salsas para escoger. ¡Riquísimas!

DÍA 4. Burano y paseo el góndola

Por fin llegaba uno de los días que esperaba con más ganas: visitar la bonita y colorida isla de Burano. Si vais a ir a Venecia no os podéis perder para nada este bonito pueblo de pescadores que es conocido por sus casas llenas de colores. Para ir a Burano hay que coger el vaporetto en Fondamenta Nuove (es la línea LN). Es una estación que se encuentra al norte, nosotros fuimos andando unos 15 minutos desde nuestro hotel. El trayecto hasta Burano dura una hora y son tres paradas. Os recomiendo que si vais en temporada alta madruguéis para no encontrar colas en el vaporetto y multitud de gente en el pueblo. Hay un vaporetto cada hora y nosotros fuimos sobre las 9 de la mañana y por suerte no había nadie, además pudimos disfrutar del pueblo con poca gente. Pero cuando nos volvimos sobre la una del mediodía, la cola de gente para subir al vaporetto era impresionante (todos no cabían en uno, así que los que no podían subir mínimo se tenían que esperar una hora).

Isla de Burano

Antes de adentrarnos en Burano hay que decir que mucha gente complementa esta excursión con visitar las islas de Murano y Torcello. Nosotros no tuvimos el tiempo suficiente y no nos llamaba la atención los otros pueblos, pero si disponéis de más tiempo es una excursión muy bonita.

Tour Murano, Burano y Torcello en español

Volvemos a nuestra pintoresca Burano. El día soleado acompañó para poder contemplar el colorido de las casas del pueblo. El motivo de esta paleta de colores es que Burano era un pueblo pesquero donde mayormente había niebla, entonces para que los pescadores encontraran sus casas sin problemas las pintaban con colores llamativos. Lo bonito es que aún continúan haciéndolo, para no perder la tradición. Estuvimos paseando por sus calles pintorescas y admirando su belleza, cada calle que veíamos era para fotografiar. Para mí, es la isla más bonita del archipiélago de la laguna de Venecia, ya que su encanto es diferente al resto.

Postal de Burano
Enamorada de sus pintorescas casas

Al mediodía nos volvimos a Venecia para comer. Esta vez optamos por la pizza y fuimos a un sitio conocido llamado “Al Volo”, donde puedes comprar pizzas enteras o porciones y llevártelas por un económico precio. ¡La pizza entera era inmensa! (comimos los dos y quedamos llenos). Si no recuerdo mal nos costó 11€. La pizzería se encuentra ubicada en el barrio de Dorsoduro, y para llegar hasta allí se puede ir en vaporetto por la línea 2 y bajando en la parada S. Toma’DX, luego son unos 7 minutos andando. También aprovechamos para pasear un poco por otro de los distritos que divide Venecia.

Por la tarde nos tocaba la esperada vuelta en góndola por los canales de Venecia. Aun siendo una atracción cara, ¿quién se pierde visitar Venecia en góndola? Existe una tarifa oficial para contratar el paseo en góndola, el precio es de 80€ media hora durante el día, y 100€ media hora a partir de las 19:00h (precio por góndola). El paseo en góndola es carísimo, pero no me quería perder para nada ese momento romántico. Fuimos primero por canales estrechos, mucho más tranquilos y poco transitados; y después desembocamos en el Gran Canal, donde pudimos observar el Puente Rialto y los edificios más característicos de la ciudad. El gondolero te cuenta algunas historias peculiares y de vez en cuando canta. La verdad que nuestra góndola era súper bonita.

Paseo en góndola
Detalles de nuestra góndola

Después del paseo aprovechamos para comprar los souvenirs del viaje, como una máscara, que es lo más típico para comprar en Venecia. Para cenar optamos por otra comida típica de la ciudad, aunque no sea tan conocida como la pasta y la pizza Venecia también es popular por sus tapas. Muchos de los bares con tapas se encuentran en el otro lado del puente Rialto, no tan conocido. Estuvimos callejeando hasta encontrar All’Arco, uno de los bares más típicos de la ciudad con su gran variedad de tapas. La gente come sus tapas en la barra acompañadas de una buena copa de vino. Las hay de todo tipo, pero las más comunes son las de pescado.

Nuestro último día ya acababa y quisimos ver por última vez las vistas desde el Puente Rialto.

Atardecer en el Puente Rialto

DÍA 5. De vuelta a casa

Nos levantamos muy temprano ya que teníamos el vuelo a las 9 de la mañana. Fuimos hasta la parada del vaporetto para bajar en Piazzale Roma. No estábamos seguros si a las 6:30h de la mañana funcionaban los vaporettos, por suerte sí que pudimos coger uno (si no había habríamos ido andando, eran 30 minutos como mucho). En el trayecto por el Gran Canal pudimos admirar por última vez los espectaculares edificios medio inundados de esta bonita ciudad que tanto nos enamoró.

Una vez en Piazzale Rome, hay que coger el mismo bus que el de la ida (línea 5) dirección al aeropuerto de Marco Polo. Una vez allí, no hay pérdida para encontrar tu información del vuelo.

Alojamiento

Buscar alojamiento en el centro de Venecia es toda una odisea, a no ser que no te importe el dinero. Yo en mi caso viajaba a Venecia en pareja y nos buscábamos estar en un alojamiento razonablemente barato en el interior de la ciudad, una cosa que recomiendo 100%, aunque sea más caro que estar en las afueras.

Nuestro hotel se llamaba Hotel Città di Milano. Como ya he comentado, estaba en pleno centro de la ciudad, a 5 minutos andando del Puente Rialto y a 5 minutos andando de la Plaza San Marco. El hotel es de estilo veneciano, con habitaciones amplias, la cama era cómoda y el baño limpio. La ubicación es inmejorable, hay muchos restaurantes y tiendas cerca. Después de varios días mirando alojamiento, es el mejor que encontramos en relación calidad/precio. La verdad es que es perfecto para esos viajeros que lo necesitan solo para dormir, descansar y ducharse sin muchos lujos. Perderse por las calles de Venecia es una cosa de lo más normal, ni el gps os lleva por el buen camino, eso tenerlo en cuenta. Nuestro hotel se encontraba bastante escondido y encontrarlo por primera vez fue bastante complicado (ya me había informado antes de nada), pero os recomiendo buscar en Google Maps “Hotel Orion”, que es un hotel que está cerca y el gps os lleva bien, y una vez allí preguntar. Nosotros cuando no sabíamos volver buscábamos ese hotel y a partir de allí ya nos sabíamos el camino.

Reservamos el hotel a través de Booking. Os dejo un código de descuento de 15€ en vuestra próxima reserva en este link.

Transporte

Aunque Venecia es una ciudad que se puede recorrerla a pie, su transporte público es muy eficaz y os ahorrará mucho tiempo a la hora de ir de una punta a la otra. Perderse (literalmente) por sus callejuelas es algo básico que hacer, su encanto especial es algo que no se verá nada más que allí.

A la hora de comprar la tarjeta de transporte, nosotros nos compramos la Venezia Unica City Pass, la cual se puede adquirirla online en su página web. Una vez pagada y ya tengáis el código QR, hay que ir en un punto de venta y solamente hay que recogerlas. En la página web os podréis informar de las tarifas y los tipos de abonos que hay por días (24h, 48h, 72h y 7 días si no recuerdo mal). En la parte derecha de la web hay la opción para crear la tarjeta y escoger el servicio que os complazca más. Como veréis, también se puede incluir descuentos o entradas en museos e iglesias, o solamente el transporte. También podéis escoger que os incluyan los transportes al aeropuerto. Si vais a hacer varias excursiones como la de Burano, y algún que otro mini-crucero como nosotros, vale la pena comprarla, ya que un solo viaje cuesta alrededor de 6-7€ (sí, Venecia es una de las ciudades con el transporte más caro).

A continuación os dejo un link con el mapa de las líneas de transporte del vaporetto.

Hasta aquí mi post sobre Venecia, no se nota que me fui enamorada de ella ¿verdad? Espero que a esos viajeros y viajeras que aún no conocéis esta bonita ciudad os ayude para preparar vuestra próxima salida. ¡Buen viaje!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.